A vueltas con las mascarillas

mascarillas

La mascarilla es hoy en día, y muy lamentablemente, una palabra y un objeto de moda. No se habla de otra cosa, que si su precio, la falta de abastecimiento, su eficacia, las diferentes variedades. Todos sabemos ya sobre mascarillas más que sobre cualquier otro producto del mercado, pero no soy un experto, no pretendo aquí dar lecciones sobre mascarillas, ni tampoco definir lo que es una mascarilla, ni para qué sirve, ni mucho menos enumerar la variada tipología de mascarillas sanitarias e higiénicas que hay en el mercado.

Tan solo voy a hacer unas reflexiones personales en voz alta sobre cómo las mascarillas se han cruzado en mi vida, más en la profesional que en la personal.

PERSONAL

Cerrado
Estado de Alarma

La mascarilla a nivel personal, en mi caso, no tiene mucho interés. Hasta ahora era para mí un mero utensilio médico-quirúrgico o algo muy empleado en países asiáticos que se veía sobretodo en los telediarios. Un producto desconocido, innecesario y muy lejano para mí.

Ante la llegada de los rumores del virus en Wuham compré por precaución una caja de mascarillas en una ferretería. Eran ffp2 (no tenía ni idea de lo que era eso) y pagué un precio por mascarilla razonable.

PROFESIONAL

Mascarillas
Mascarillas Higiénicas reutilizables

Es en el terreno profesional donde se me ha colado de lleno la mascarilla. ¿Y por qué? Pues porque ahora mismo podría estar vendiendo vino, a nivel nacional o internacional, alternativas de inversión, bolsa o fondos de inversión, tecnológica a la hostelería, comercializando software y aplicaciones a medida o estándar, hidrocarburos a estaciones de servicio o distribuidores, y así innumerables productos o servicios, pero no, curiosamente, en el momento de escribir estas líneas, me encuentro vendiendo mascarillas, mascarillas higiénicas para empresa.

¿MASCARILLAS?

Teletrabajo
Confinados

¿Cómo así? Pues bien, la paralización desde hace ya más de un mes (mediados de marzo 2020) de los sectores en los que trabajamos, y el confinamiento masivo de la economía española nos ha impedido seguir realizando nuestra actividad comercial habitual, a pesar de las bondades del teletrabajo, hasta que una empresa nacional del sector textil nos ha ofrecido colaborar en la comercialización de las mascarillas higiénicas de calidad que, para ayudar a salir de esta crisis al país, se ha puesto a confeccionar hace más un mes.

¿OPORTUNISMO?

Higienicas

Va a ser que no. Una vez más debemos partir de la presunción de inocencia de la empresa española y la industria nacional. De ninguna forma podemos admitir esas críticas y bulos que acusan a nuestras empresas y empresarios, que han tenido que dejar de hacer su trabajo habitual, y para mantener el empleo de sus trabajadores, la actividad de sus plantas, y colaborar en el abastecimiento de la población general y laboral, han optado por ofrecerse a fabricar elementos de protección individual, en este caso, mascarillas.

PRECIOS

Evidentemente la Ley de la Oferta y la demanda manda en el mercado, y cuando la demanda internacional se dispara, y la oferta es escasa e insuficiente, lógicamente los precios suben. No es difícil entenderlo. Es lo que tiene la economía de mercado. Y los precios volverán a ajustarse cuando se incremente la oferta, pues esto puede ir para largo, y esperamos que pueda ser con producto nacional, pero eso es otro tema que abordaremos más adelante.

ESPECULACIÓN

Mascarillas
Producto de España

No es nada justo culpar a las empresas o las farmacias por estar se forrando con estos precios, pues la mayoría de las empresas y la totalidad de las farmacias están aplicando a sus precios los márgenes habituales, o incluso menores.

Y digo la mayor parte de las empresas porque puedo hablar de las empresas cercanas y las que más o menos conozco, las españolas. La industria nacional a la que tenemos que apoyar y defender ahora más que nunca. No podría decir lo mismo de las empresas chinas, por ejemplo, que desconozco y de las que desconfío profundamente.

CHINA

Y aquí está la madre del cordero. Un virus procedente de China ha puesto patas arriba la sanidad y la economía de los principales países occidentales, a saber: Estados Unidos, Italia, España, Francia, Inglaterra. Y enumero estos 5 países porque son los que más fallecidos están teniendo hasta la fecha (abril 2020) por causa de ese virus de origen chino. Curiosamente estos cincos países están también en el Top7 del turismo mundial (junto a China y México, fuente O.M.T.).

DESLOCALIZACION Y GLOBALIZACION

Teletrabajo
Teletrabajo

Durante muchos años las empresas españolas, y de muchos países occidentales, han llevado su producción a países del este, del oriente, del norte de África, buscando reducir sus costes y una mano de obra más barata. Paralelamente a la globalización de los mercados hemos sido espectadores de esta fuga de procesos de producción. Y así estamos ahora, con una dependencia tremenda del exterior, de algunos países que nos fallan cuando más los necesitamos.

Habrá que reducir los márgenes y ponerse a trabajar aquí de nuevo, aunque disminuyan los beneficios. O eso, o se terminará desmantelando toda nuestra industria y se disparará el paro. Y no digamos ya si se pone una renta básica y dejamos de trabajar.

¿Nos suena eso? ¿Cuba? ¿Venezuela?

PROTECCIONISMO

No, eso no se puede tolerar. Hay que tomar medidas para regenerar y proteger nuestro tejido productivo, sin llegar a la autarquía, por supuesto, haciendo frente común con los países occidentales también devastados por este virus asiático que curiosamente está enriqueciendo a su promotor.

En mi opinión, Estados unidos y la UE deberían exigir responsabilidades a China, pedirle compensaciones por el daño que ha producido tanto a nivel de fallecimientos como de perjuicio económico y en el turismo, motor importante en estos países.

ENCUESTA

¿La fórmula? Pues no debo ser yo quien lo proponga ni lo decida, así que podríamos sondear con una encuesta tipo C.I.S. a ver que opina el ciudadano de a pie.

¿Qué podríamos hacer con China tras esta tragedia que nos ha provocado?

  • Iniciar una contundente guerra comercial,
  • Bloqueo total, económico y diplomático,
  • Sanciones económicas,
  • Aranceles a todos sus productos y servicios,
  • Otro tipo de medidas equivalentes al daño económico que nos han ocasionado,
  • Todas las anteriores.

Y las empresas españolas que tengan intereses allí, tendrían que ir planificando una salida ordenada: India, Pakistán y una infinidad de países estarán deseando recibirlas.

teletrabajo
Confinados

20/20

Menudo añito este 2020 que tantas esperanzas nos despertaba en enero. Ahora ya con la economía paralizada y todo el sector turismo devastado ☹ no podemos dejarnos vencer, tenemos que reaccionar, recuperar la ilusión y buscar la forma de remontar.

LA VISION PERFECTA

Recuerdo ahora mismo la hoja de cálculo que utilizábamos en la Oficina Comercial de NY en los años 80s. Twenty-twenty se llamaba, 20/20, tomando su nombre de lo que algunos llamaban “la visión perfecta”, una visión nítida a 20 pies (6 metros). Esta Spread sheet era entonces competidora de la Lotus 123 de IBM, precursoras de lo que hoy en día es Microsoft Excel. Quién le iba a aquella extinta hoja de cálculo que el año de su mismo nombre, 2020, iba a ser todo lo contrario a la visión perfecta: «la visión aterradora«.

confinados
Todos en casa

SENTIDO COMUN

Ni soy gobernante, ni político, ni sanitario, soy técnico, economista, agente comercial. La ideología en este caso la subordino a mi opinión profesional, como trabajador, hoy por cuenta propia, ayer por cuenta ajena.

El sentido común es el denominador común que intento mantener en estas reflexiones que para mí mismo estoy redactando desde el confinamiento y el teletrabajo doméstico.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Este es mi blog personal y mi propia página web, no tengo más censura que la mía, y como no tengo mucha audiencia nadie monitoriza mis ensayos. Aún así procuro ser políticamente correcto y no escribir nada que pueda herir a nadie.

En cualquier caso, todas las opiniones aquí vertidas son de mi exclusiva responsabilidad.

DECISIONES

Seguimos. A toro pasado es muy sencillo detectar los errores y encontrar soluciones, pero ya es tarde, no valen, no sirven de nada, pero veamos qué hubiera ocurrido si se hubiera podido emplear entonces el sentido común, y estoy pensando en concreto en la situación que estamos viviendo.

Si hace dos meses tenemos información de un grave peligro inminente, contamos con expertos y especialistas en la materia, pero no contamos con medios suficientes, pues clara y simplemente, por sentido común, no hubiéramos esperado mes y medio para tomar decisiones preventivas. Poco más que comentar.

TESTS

Bueno, puestos a elucubrar ya algo más, podríamos decir que, simplemente habiendo realizado tests masivos, como algunos otros países más cautos, se hubieran podido separar a los contagiados de los sanos y el virus chino no se habría propagado de tal forma. Se mire como se mire se le concedió al contagioso virus un margen de mes y medio suficiente para diezmar a nuestra población.

Aún así, se siguió sin hacer tests masivos, y se confinó a la población sin llegar nunca a distinguir sanos, de infectados e inmunizados, por lo que el virus asiático prosiguió su expansión. Y así estamos.

MASCARILLAS

mascarilla
Características de la mascarilla

Al grano, estábamos hablando de cómo me encuentro vendiendo mascarillas españolas a empresas nacionales que sufren desabastecimiento en esta etapa de mi vida laboral, rebasado ya el ecuador de mi carrera profesional, y en plena bajada del puerto.

El motivo de esta decisión es doble, por una parte, recuperar la actividad comercial anestesiada por la parálisis de nuestra economía, y por otra, colaborar con una empresa nacional que confecciona productos de calidad que solidariamente se ha puesto a fabricar mascarillas higiénicas para ayudar al país a volver a la normalidad.

DISPONIBILIDAD

Y dicho esto, si alguien ha llegado a este punto y necesita para su empresa o empresas conocidas mascarillas higiénicas, lavables y reutilizables, que se ponga en contacto conmigo y le facilitaré más información.

Mascarillas
Producto de España

Se trata de unas mascarillas higiénicas con propiedades antibacteriológicas, antifungicidas y repelentes de todo líquido y microgotas, que garantizan la seguridad necesaria en el puesto trabajo a una persona sana que mantiene la higiene de manos y la distancia cuando es posible.

Están homologadas y tienen garantizados más de 50 lavados sin perder sus prestaciones.

NOVEDADES

Estas mascarillas ya han sido equiparadas a las ffp2 y cumplen la directiva europea de productos sanitarios. Por otra parte, los resultados de los test que he conseguido hacerme han resultado negativa la PCR y positivos IgG e IgM, es decir, ya tengo anticuerpos y he superado la enfermedad, así que os deseo salud a todos 🙂

Historias de la Mili: La IMEC

San Quintín

El servicio militar obligatorio da paso a finales de 2001 en España al ejército profesional. Se acaba con ello con todas las historias de la Mili y con la IMEC  (Instrucción Militar Escala Complemento), la alternativa que existía para cumplir el servicio militar los universitarios.

campamento de verano

Quién me iba a decir a mí que los campamentos de verano de Don Víctor de los años 70s, con el grupo montañero San Fernando de Infiesto, iban a ser un preludio de lo que más tarde iba a ser la Mili, el servicio militar.

milicias universitarias
IPS, Artillería, años 50s

La Mili era para algunos una auténtica pesadilla, para otros la posibilidad de salir de su pueblo, conocer gente y ver mundo, para muchos una pérdida de tiempo y para los universitarios un retraso en la incorporación al mercado laboral.

De esta forma muchos trataban de librar la mili alegando supuestas enfermedades, otros conseguían excedente de cupo y finalmente llegó la Objeción de conciencia que terminó por acabar con esta obligación.

Los universitarios que no veíamos con tan malos ojos servir a la patria durante unos meses teníamos una fórmula que nos permitía simultanear estudios y milicia, una Instrucción que en mi época se llamaba IMEC y en la de mi padre la IPS (Instrucción Premilitar Superior) .

Consistía en fraccionar en dos o tres períodos la instrucción militar, combinando Campamento, Academia y Prácticas con los estudios.

Tras el Campamento y la Academia se realizaban unas prácticas ya como oficial o suboficial, Alférez o Sargento.

En mi caso fue en Infantería, 3 meses en el CIR (Centro de Instrucción de reclutas) de El Ferral del Bernesga (León), durante el verano de 1983, tres meses en la Academia de Infantería deToledo durante el otoño de ese mismo año, y las prácticas como Alférez de Infantería en San Quintín (Valladolid) ya en 1984, desde julio a diciembre.

CAMPAMENTO: C.I.R. Número 12

Entre las cosas buenas de la IMEC, que las tenía, podemos decir que te encontrabas con gente fantástica, que hacías mucho ejercicio, deporte y vida sana, y que vivías unos meses de intenso compañerismo, disciplina, competitividad, camaradería, amistad, complicidad, abnegación, austeridad, sacrificio, esfuerzo, solidaridad y otros muchos valores que luego echas de menos en la sociedad civil.

Jura de Bandera
Jura de Bandera en el Ferral del Bernesga, 1983

Tras la instrucción militar recibida en el campamento llegaba la Jura de Bandera, un momento emotivo para los que amamos la rojigualda y un sufrimiento o calvario para aquellos que no sienten absolutamente nada de amor patrio.

En la IMEC, al tener que formarnos durante el primer año para ejercer de oficiales el segundo, esto nos hacía vivir esta etapa de una forma muy diferente a los que hacían la mili obligados y a regañadientes.

Mi padre ya me había contado sus batallitas en la IPS, con la mula Francis y demás. Él estuvo en Artillería de Campaña en Monte la Reina, en Segovia y de prácticas en Vitoria. Realmente no recuerdo mucho más, y mucho menos de la mili de mi abuelo que la haría en el período de entreguerras.

artilleria de campaña

Y yo, como no se si a voy a tener oportunidad, creo, de contar mis batallitas, en principio, a nadie (solo tengo una hija) , pues me tengo que conformar con escribirlas para recordarlas si hiciera falta, aprovechando este medio digital.

Campamento
Verano del 70. De campamento a Poo de Llanes con mis primos, Javier, Angel y Fernando Tamargo.

En el campamento se alternaba ejercicio físico con clases teóricas y teníamos pruebas, asignaturas y exámenes. Se establecía con ellas un «ranking» que serviría para acudir a la Academia con una cierta jerarquía.

En León eramos 188 alumnos y saqué el número 8, lo que me permitió ir a Toledo como Sargento galonista y tener mando y mayor visibilidad. No lo sabía pero me vino muy bien.

Academia de Toledo
Academia de Infantería de Toledo, otoño de 1983.

ACADEMIA de Infantería de Toledo

En la Academia de Toledo ya eramos varias compañías y más de 600 imecos. Allí mantuve mi nivel como galonista y obtuve el número 39. Esto me ayudó a poder elegir destino para mis prácticas como Alférez que fueron finalmente en casa, en Valladolid, en el Regimiento de Infantería San Quintín nº 32.

Menudo rollo estoy largando, y aún no he contado ninguna anécdota, que las hubo y muchas, pero como la memoria es selectiva solo tengo buenos recuerdos. El que haya llegado hasta aquí se encontrará ahora con unas cuantas situaciones que mi recuerdo ha ido guardando. Trataré de ordenarlas en la medida de lo posible para no marear.

EN EL CAMPAMENTO

campamento
En el Campamento eramos 188 imecos

Allí se corría mucho (1), y aunque llegué como esprinter, con tanto trote borriquero fui perdiendo la velocidad punta y me ensancharon las piernas.

A la vuelta ya no me entraban las perneras de los pantalones.

Las clases eran por las tardes, y llegábamos tan cansados que las aprovechábamos para pegar cabezadas escondiéndonos de forma alineada detrás de los compañeros de delante. Afortunadamente el orden alfabético me libró de las primeras filas.

Lo negativo fue, siempre hay alguna parte mala, que en unas prácticas de tiro con subfusil me lesioné el oído izquierdo, y eso ya queda para siempre 🙁

Lo positivo, allí conocí y conviví con una gente maravillosa en el campamento, los denominaremos imecos, los soldados alumnos de la IMEC.

EN LA ACADEMIA

campo
Todos los días se salía al campo

Allí se salía al campo todos los días y se corría mucho más, mínimo 8 km diarios, por lo que todo lo comentado antes se amplificó enormemente. Se corría de forma castrense, casi en formación, y nunca adelantabas a los mandos, eso sí, a trote borriquero puro.

Nunca olvidaré los abrazos en las prácticas de tiro con mortero cuando nos acercábamos al objetivo, la vistosidad de las balas trazadoras y la cacerolada del tintineo de los cascos corriendo al paso ligero camino del campo de tiro.

Indescriptible era el atronador Himno de Infantería sonando dentro de los muros de la imponente Academia. Ese Ardor Guerrero que nos hacía estremecer invariablemente.

Jura de bandera

Durante tanto barrigazo jurábamos y perjurábamos que nos iríamos de prácticas a Ibiza para compensar, pero luego por la boca muere el pez, los que pudimos nos fuimos a hacerlas a casita, a Valladolid, en mi caso.

Maniobras, salidas nocturnas, marchas kilométricas, calor, frío, lluvia, barro, polvo… y al final la célebre frase del Teniente Coronel: «Lo agradeceréis en Navidad«. Y así fue.

REGIMIENTO

Esto ya era el mundo real. Estrella de seis puntas. Oficial de Infantería.

Maniobras por la cordillera Cantábrica con jeep y radio. Tomando pueblos abandonados o de escasos habitantes que nos invitaban a tomar algo en sus casas.

San Quintin

Bar de suboficiales y Residencia de Oficiales, momentos de relax. Ambiente más desenfadado en el primero, algo más elegante y carca la segunda.

A casa con chófer y PM (policía militar), tomando con ellos un cacharro de vez en cuando. Sueldecillo a fin de mes.

Cabo primero. Recuerdo que había uno muy simpático conmigo que me hacía bastante la pelota, y cuando estuvo en cocina me llamaba todos los días para darme a probar platos especiales. Allí probé por primera vez oreja, muy buena por cierto. Gracias majo.

Sargento. Había uno joven, profesional, de academia, que salía conmigo a correr con la tropa, y como yo estaba acostumbrado a correr manteniendo el orden castrense no me dejaba adelantar, y él se debía picar y lo intentaba una y otra vez. Resultado, toda la tropa descolgada y desperdigada por el camino.

Teniente. Había muchos tenientes en el regimiento, pero uno de ellos en concreto, con el que salía más al campo se enfadaba conmigo porque les daba patadas a los cardos. Cómo iba a saber yo que se dedicaba luego a coger setas de cardo. Lo pude entender a mi paso por cocinas.

Comandante Gastón. Estaba yo saliente de guardia y se me ocurrió gastarle una broma al oficial entrante, el alférez sanitario (un amigo imeco). El comandante Gastón, obviamente, no existía. Le llamé por teléfono a la garita de guardia y le grité:

Un retén es una tropa que sirve de refuerzo
  • Soy el comandante Gastón, ¡forma el retén!
  • Respondió: ¿Cómo?
  • ¡Qué formes el retén, coñooo!
  • Me colgó, salió un corneta, tocó retén y se empezaron a movilizar vehículos, suboficiales y tropa.
  • El alférez tardó en coger mi segunda llamada para desconvocar esa orden.

Comandante ayudante. Al final, y tras librarme a pesar de toda aquella movida, decidí irme a casa a dormir, como se hacía habitualmente tras una guardia. Eso me habían dicho. Pero olvidaron decirme que no era así cuando estabas simultáneamente también de oficial de semana.

Total, que incumplimiento de las obligaciones reglamentarias. Estaba ya tranquilamente en casa durmiendo la siesta cuando de repente me despierta mi madre, que te llaman de San Quintín. Era el Comandante ayudante que me invitaba a coger lo necesario para pasar allí un par de días en la Residencia de Oficiales. A los soldados les debieron decir que estaba enfermo pues a la vuelta todos preguntaban por mi salud.

Tropa. El imeco era un híbrido entre el soldadito de reemplazo y el militar profesional. Los primeros nos adoraban, los segundos nos miraban con cierto recelo por el buen trato que le dábamos a la tropa. A veces ese exceso de confianza nos podía causar problemas. Un ejemplo eran las bolas que nos intentaban colar para salir de fin de semana. El soldadito jeta no dudaba en enterrar una y otra vez a su padre o cualquier otro familiar de primer grado para conseguir permiso para salir del acuartelamiento. La primera vez te la colaban, pero ni una más. Lo malo era que luego algunos eran folloneros fuera del cuartel.

Soldado raso. Pues bien, en la cafetería de la residencia de oficiales había un soldado con cierta alegría que trabajaba en un afamado restaurante de Pamplona, y allí me tuvo a cuerpo de rey, como en un hotelito, esos dos días que aproveché para leer y escuchar música.

artilleria
Artillería de campaña, años 50s

Y es que la mili de cada uno puede atesorar mil y una historias, basta con rascar un poco para irlas recordando. Y fruto de todas ellas a algunos se nos pone la piel como escarpias cuando suenan los acordes del Himno Nacional que tanto nos estremece.

(1) Acabo de recordar la cancioncilla que canturreábamos cuando enfilábamos un paso ligero en el Ferral. Una voz lideraba el cántico, y todos los demás replicábamos con un bis :

«Contentos nos tienen / bis (todos)
Lucky Luck / bis
Pichi, Sor Solleiro / bis
y el Gran Capitán. / bis
De puta madre / bis
Primera Unidad. / bis»

Evidentemente los aludidos en su letra eran los mandos, alféreces de IMEC y un capitán profesional. No recuerdo más estribillos ni si ellos llegaron a escucharla.

Mis ciudades: Nueva York

NYC, Manhattan

HomeLa verdad es que no he vivido en muchas ciudades, en realidad podríamos decir que por ahora solo en cuatro: Valladolid, Madrid, Oviedo y Nueva York (Manhattan).

Todas ellas son unas magníficas ciudades, pero de entre ellas destaca con luz propia New York, la ciudad que nunca duerme, como dice la canción. Allí viví tres años a finales de los ochentas del siglo pasado (cómo suena eso).

CentralPark

En una página anterior ya he contado lo que estuve haciendo allí, mi trabajo en la Oficina Comercial de España, en otra escribiré en breve unas Recomendaciones basadas en mi experiencia allí durante esos años tan intensos en los que recibimos tantas visitas e hicimos de cicerones una y otra vez hasta conocer Manhattan tanto o más que las guías.

Columbia

Para ir abriendo boca, este post no es más que un mero ensayo y recordatorio de las cosas que voy a tener que contar,  y de los problemas que voy a tener para hacerlo digerible debido a la inmensidad de cosas que se pueden hacer en una visita a Nueva York, y tendré que descartar porque normalmente no vamos con tiempo ni recursos ilimitados.

IrishPubPara no aburrir intentaré resumir mi experiencia en 10 grandes puntos y concentraré en ellos mis sitios y actividades favoritas. No es nada fácil recomendar restaurantes, por ejemplo, en una ciudad que tiene más de 10 mil y cada año renueva el cincuenta por ciento de los mismos. Pero eso lo cubren ya muy bien las guías de restaurantes, hoy en día todas ellas online.

Lo primero que me dijeron antes de mi primera visita a NYC fue que iba a tener agujetas en el cuello de tanto mirar hacia arriba a los rascacielos.

Chrysler building, Manhattan

Pues bien, en mi visita más reciente, el año pasado, vi más grúas que en toda mi vida. Siguen construyendo cientos de torres nuevas por todas partes.

Sólo citaré mis tres torres favoritas: el edificio Chrysler (edificio art decó en el que trabajé), el Flatiron (el primer rascacielos de la isla) y el Empire State, un símbolo y mito universal de la ciudad.

Las torres gemelas las destruyeron y a su nuevo vecino, la Torre de la Libertad (Freedom tower), aún no lo tengo asimilado.

Una cosa que nos cuesta mucho asimilar a los españoles es el tema de las propinas (tips) obligatorias. Es desgarrador dejar un 15-20%, pero hay que acostumbrarse pues los camareros viven de las propinas. En realidad no hace falta dejar tanta, pero si no dejas nada o suficiente, te perseguirán. Un truco para auto-engañarnos es que allí el impuesto indirecto es solo del 8% frente a nuestro 21% de iva, por lo que nos sobraría ya un 13% para la propina (en la práctica el iva de hostelería del 10% nos desbarata este argumento casero).

Otra cosa curiosa que recuerdo que me pasó la primera vez, fue la idea equivocada del tamaño de la isla de Manhattan que tenía. Calzado cómodo, pensaba, y a patear toda la isla en un momento.

Empire State, Manhattan

Menudo error de cálculo imaginario, Manhattan es enorme (la isla de mide aproximadamente 22 km de largo y 3,6 km de ancho en el punto más ancho y  1,5 km en su punto más estrecho).

Soy partidario de patear, palmo a palmo, pero ahora que conozco Manhattan recomendaría la combinación de pateo selectivo por barrios y transporte público para los desplazamientos (metro y bus). Puedes haber estado todo el día caminando por la otra punta (downtown, por ejemplo) y al final de la jornada, agotado, estar a 10/12 km de tu hotel que podría estar en midtown.

Así que no temas meterte en el metro, no es muy complicado y te ahorrará tiempo y energías, las avenidas son kilométricas.

Pues eso, a ver si me inspiro y preparo mis 10 consejos para visitar y disfrutar Nueva York. Algunos de ellos parecerán los típicos de siempre, pero daré en todo caso mi opinión personal y sugerencias.