Ocho apellidos asturianos

asturiano
horreo

Mis padres son asturianos, mis abuelos eran asturianos, lo mismo que mis bisabuelos y tatarabuelos, todos asturianos. Conclusión, todos mis apellidos son cien por cien asturianos. Aunque supongo que esto sólo les importa a vascos y catalanes, tanto, que ya lo han elevado al séptimo arte.

Pues voy a aprovechar este caudal de sangre asturiana para escribir esta vez algo de por aquí, que ya he escrito sobre Valladolid, Nueva York y hasta de Roma, y se echa de menos algo asturiano de pura cepa. Bueno, escribí también algo sobre los Indianos por la parte que nos correspondió a la familia.

Había pensado alguna vez en hacer una lista con mis palabras asturianas
favoritas, sin ánimo de impartir, ni mucho menos, un curso de asturianía ni de bable, simplemente enumerar las palabras que más me prestan (gustan) y me hacen más gracia, y comentar algo sobre ellas.

Restallu

Sin duda mi favorita. Nada como despertarse con un día de Restallu (soleado, espléndido). En mi caso, el origen de esta palabra lo tengo en unos fulminantes que usábamos de pequeños para disparar con pistolas de juguete, los llamaban Restallos, por sus estallidos, supongo.

asturiano

Arbeyu

Guisante. Famoso por la expresión: “Al platu vendrás, arbeyu, si non ye de joven será de vieyu”. En redes sociales por la página de humor astur AL PLATU en facebook.

Argayu

Desprendimiento. Cerca de Cangas de Onis hay uno muy unido a mis viajes de la infancia por el Pontón: “El Argayu del diablo, donde el diablo arrastró a su madre”. Las lluvias continuadas provocan algunos que generan cortes en las carreteras.

Andarica

Forma asturiana de llamar a la nécora. Mucho más descriptiva.

Pixín

Una manera más cariñosa de llamar al rape, o sapito en las Vascongadas.

Frixuelo

frixuelo

Un postre asturiano tipo crepe (con nata y/o chocolate) que se ha hecho famoso este año por los memes políticos junto a Hórreo. «Los niños asturianos no pueden estar estudiando hórreos y frixuelos». Que podría ser un equivalente a que los niños madrileños no deberían estar estudiando chotis y madroños, por decir algo.

Espicha

Puede entenderse como una reunión familiar o de amigos, en torno a una mesa repleta de productos asturianos, y sobre todo a la sidra, que es de donde procede este término. Cuando se prueba la sidra nueva desde los toneles a través de la espita (espicha).

Asgaya

horreo

No era una palabra que conociera desde mi infancia, más bien la he conocido recientemente, pero suena bien. Quiere decir en cantidad. Bebimos sidra asgaya (en una espicha), sacaron percebes asgaya (en la boda de un amigo).

Caleya / caleyeru

Calle rústica, sin asfaltar. Muy conocida en el ambiente gastronómico por el famoso Pitu Caleya, pollo que come fuera. Caleyeru sería callejero en el sentido más rural.

Furacu

Agujero. Me hizo mucha gracia oír una vez a un albañil brasileño decir que tenía que hacer un Furacu.

Guaje

La popularizó el futbolista David Villa “el Guaje”. Crío. Táte quieto, guaje!

horreos

Prestar

Verbo clásico asturiano que significa Gustar. Préstame mucho.

Prestóme pola vida. Cómo me presta.

Casadiella

Pastelillo dulce algo anisado tipo canutillo frito, relleno de nuez. Hasta ahora no he vuelto a probar unes casadielles tan buenas como aquellas caseras que hacía tía Jose.

Chigre

Bar asturiano, tipo tasca. La modalidad de bar tienda está desapareciendo 🙁

Chiscar

Salpicar. Me sorprendió una vez que en un taller me dijeran, antes de traerme el coche, que tenían que chiscarlo (lavarlo).

horreo

Fartucu / Fartura / Fartón

De hartarse de comer. Estar Fartucu es ya no poder comer más, Fartura una comilona excesiva, y Fartón un auténtico glotón.

Gayasperu:

Dicharachero, alegre, divertido, un auténtico cachondo.

Güeyos: Ojos

Escayo / Cotoya

Zarza espinosa y arbusto con pinchos. Se extienden mucho por el clima y el descuido de las fincas.

Fatu / Faltosu: Alelao, tonto del culo.

Felpeyu: Piltrafilla

Espinareu

Orbayu

Lluvia fina, cala bobos, equivalente al xiri miri vasco.

Hay una modalidad más fina que se llama Orpín. Está orpinando. Menos conocida.

Piescu: Una fruta tipo albaricoque o pequeño melocotón.

Pixeru: Dandy, elegante, casi chulapo pero asturiano. Tengo miedo que sea inventado este adjetivo, pero en mi entorno familiar se utilizaba.

Raposu: Zorro

Sugerencias

Obviamente se admiten sugerencias. Aquí tengo ya algunas otras palabras que me habéis ido sugiriendo pero que no están entre mis preferidas:

Alloriar / chiflar: Volverse loco (llocu).

Babayu: tonto de baba.

Cabruñar: Afilar la guadaña.

Folixa:

Fiesta, gran diversión. Popularizada por el programa de la TPA » De Folixa en Folixa».

Foriato: Despectivamente al foráneo en Asturias.

Llambiar, llambión, llambionaes: comer casi a lametazos, goloso zampabollos, cosas dulces, se puede llamar así a los postres.

Semeya: Fotografía.

raitán

NOTA: no he incluido Raitán porque no me parece el nombre más adecuado para un pájaro tal elegante y fino como el petirrojo. No me gusta, además esa palabra tiene malas connotaciones para mí, así que excluida de mi lista. No obstante, podéis sugerir palabras asturianas que vos presten a través de los Comentarios, serán bienvenidas.

Valladolid, mi ciudad

Valladolid

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, me toca hablar de la villa Pucelana. Esta vez mirando su lado gastronómico desde su faceta del pincho, la tapa y la cocina miniatura.

Valladolid

El haber vivido en Valladolid los primeros 18 años de mi vida (pues aunque nací en Madrid, no lo recuerdo) ha dejado en mi una auténtica raíz castellana muy bien arraigada que sigo cultivando.

Valladolid

El Pasaje Gutiérrez es el único pasaje comercial de Valladolid. inspirado en el París de finales del siglo XIX

Muchos amigos, vivencias, historias acumuladas en aquellos tiempos, pero toca ahora centrarse en mis recomendaciones gastronómicas. Mis sitios favoritos, para que pueda disfrutarlos el que tenga la suerte de pasar por allí unos días de viaje o de visita.

En Valladolid puede hacer frío intenso o mucha niebla, si vas en invierno, pero sus bares, tabernas y restaurantes te abrigarán con sus vinos y sus calditos. La calidad de sus bodegas lo garantizan (Ribera de Duero, Rueda y Cigales).

Valladolid
Mercado cubierto de la plaza España

Valladolid ya es considerado un paraíso de las tapas y el tapeo, aquí van mis recomendaciones más imprescindibles:

MI TAPEO FAVORITO

Los Zagales de la Abadía
En los soportales colindantes con la Plaza Mayor, centro neurálgico del tapeo vallisoletano, se alberga este mesón castellano repleto de pinchos ganadores de concursos. Cada premiado ondea con su pendón y estandarte correspondiente. Son unos cuantos, pero los más sonados podrían ser el Obama en la Casa Blanca, el Tigretostón o la hamburguesita de McChurra, entre otros.

Valladolid
Plaza Mayor de Valladolid

El Corcho
Muy cerca está la casa de la Croqueta de jamón y la tajada de Bacalao. Muy concurrido, hay que pelear por la comanda.

La Taberna del Herrero
A la vuelta nos encontramos unos cuantos bares y tabernas. De entre ellos me quedo con las sartenes de huevos rotos y el marisco castellano de la Taberna del Herrero. Con una buena sopa castellana si vas en invierno.

Villa Paramesa
Casi enfrente está este templo de los super pinchos galardonados, como su K1 (ceviche de sardina). Desde fuera ya irás viendo los carteles de los últimos ganadores. Una vez dentro te apabullará su exquisitez. Buenos quesos, buenos vinos y buenas tapas y raciones.

La Tasquita
Un poco más abajo, en un callejón de la plaza del Coca (así la seguimos llamando a pesar de la desaparición del cine Coca) se encuentra esta tasca. Siempre desbordada, deslumbra por sus tostas y bocaditos.

Valladolid
Iglesia de San Pablo

La Sepia
En el lateral de Ayuntamiento está su local original renovado, y muy cerca, en la plaza de la Rinconada, el nuevo. Un bar que rinde culto a la ración de sepia por encima de todo.

Castivera (antiguo bar Alarcón)
Me quedo sin duda con sus torreznos y la ración de oreja.

Ángela
Algo más escondido, detrás de San Benito y el Patio Herreriano, nos encontraremos con otro restaurante cervecería de grandes pinchos. Disfrutarás tanto de los suyos premiados (Ave Fénix pato) como de su amplia selección de cervezas internacionales y artesanas.

Martin Quiroga
Quizás menos conocido, de pequeño tamaño, más difícil de encontrar y muy concurrido, descubriremos el MQ. Sus deliciosas propuestas de temporada son todas ellas exquisitas. Este es ya para nota.

Valladolid
Plaza de la Universidad

La Cárcava (Cascajares)
Al abrigo de la Catedral puedes reponer fuerzas con los pinchos, tostas y bocaditos de esta pequeña taberna.

La Solana (Antigua)
Detrás de la iglesia de la Antigua está el horno de leña de este asador castellano. Destaca por su lechazo, y su innumerable selección de tapas y raciones tradicionales.

Valladolid
Catedral de Valladolid

El Penicilino
En esa misma zona de Portugalete, se encuentra una nueva versión de esta mítica tasca. Debes probar su Peni (vino dulce) con la tradicional Zapatilla (pasta de Portillo).

El Trébol
Saliendo ya de las zonas históricas, y tirando de paseo de Zorrilla, buscaremos esta cervecería para tomar vermú y aperitivo con gambitas. La encontrarás detrás del Corte Inglés y frente al Museo de la Ciencia (al otro lado de la pasarela sobre el río Pisuerga).

Dentro de la categoría del bar de tu barrio o de debajo de tu casa, me quedo con El Julepe (El Salvador) y más allá, en la zona Arturo Eyries, el Barlladolid.

OTROS PLANES

Para complementar tanto tapeo se me ocurren un par de ideas dignas de considerar:

Leyenda del Pisuerga
Un buen plan podría ser un paseo por el río navegando en este barco inspirado en los barcos de vapor. Busca su embarcadero en playa de las Moreras. Si no te coincide el horario puedes esperar en el Chiringuito de la Playa de Valladolid (hoy llamado Pera Limonera). Dispone de una agradable terraza en plena playa de agua dulce.

Valladolid
La Pérgola del Campo Grande

La Pérgola del Campo Grande
Otra propuesta puede ser, un aperitivo o vermú en la terraza de La Pérgola del Campo Grande (abierto solo en temporada). Después de un paseo por el parque, repleto de patos, pavos reales, aves y alguna popular ardilla, te vendrá bien.

Valladolid
Vistas desde la torre de la catedral

La Torre de la Catedral
Entre las novedades culturales está abierta la visita a la torre de la Catedral. Si no hay niebla y no hace mucho frío, destaca por sus ilimitadas vistas de la ciudad.

LAS BODEGAS

La Sorbona (Bodega de Félix)
Fuera ya de la ciudad, y por ejemplo, en Fuensaldaña, están las entrañables bodegas (cuevas subterráneas). Allí puedes degustar la cocina tradicional castellana con morcilla, mollejas, chuletillas, lechazo y todo lo demás, regado con su clarete de la casa (Cigales). Por el vínculo que nos une y el trato familiar, La Sorbona es mi favorita destacada.

Valladolid
Plaza de Colon

AVE
La visita desde Madrid ha dado un cambio radical con la llegada del AVE a la Estación de Norte, Valladolid-Campo Grande. En tan solo 50 minutos desde Chamartin te plantas en el mismo centro de Valladolid, un auténtico chollo.

Si no tienes mucho tiempo, allí mismo está la Estación Gourmet repleta de puestos con una oferta culinaria muy variada.

Valladolid
Campo grande de Valladolid

NOTA: el patrimonio histórico cultural de Valladolid es apabullante. Dejo a otro la labor de comentarlo pero ya lo dejo entrever con la colección de imágenes procedentes de su área de Cultura y Turismo.

SUPLEMENTO

Era evidente que esta selección de recomendaciones personales no agota la inmensa oferta gastronómica vallisoletana. Estoy recibiendo algunas sugerencias de familiares y amigos a través de las redes sociales e incluso la mensajería instantánea, whatsapp.

Valladolid
De Tapas por Pucela

No las voy a dejar fuera, pero antes de opinar espero poder ir a probarlas:

El Farolito. En realidad no lo había incluido porque lo consideraba más un bar de cañas y copas, pero puede tener algo de picoteo. En cualquier caso lo tenemos justo enfrente de La Cárcava, a 50 metros de la Catedral.

El Antiguo Puchero. Cerca de la Catedral y La Antigua (c/ Los Tintes). Me lo recomiendan por sus pinchos de lechazo, pues allí iremos de cabeza.

La Garrocha. Muy cerca del Farolito (c/ Zúñiga, zona Catedral) y recomendado por la calidad de su cocina. Otra asignatura pendiente más.

Mis ciudades: Nueva York

NYC, Manhattan

HomeLa verdad es que no he vivido en muchas ciudades, en realidad podríamos decir que por ahora solo en cuatro: Valladolid, Madrid, Oviedo y Nueva York (Manhattan).

Todas ellas son unas magníficas ciudades, pero de entre ellas destaca con luz propia New York, la ciudad que nunca duerme, como dice la canción. Allí viví tres años a finales de los ochentas del siglo pasado (cómo suena eso).

CentralPark

En una página anterior ya he contado lo que estuve haciendo allí, mi trabajo en la Oficina Comercial de España, en otra escribiré en breve unas Recomendaciones basadas en mi experiencia allí durante esos años tan intensos en los que recibimos tantas visitas e hicimos de cicerones una y otra vez hasta conocer Manhattan tanto o más que las guías.

Columbia

Para ir abriendo boca, este post no es más que un mero ensayo y recordatorio de las cosas que voy a tener que contar,  y de los problemas que voy a tener para hacerlo digerible debido a la inmensidad de cosas que se pueden hacer en una visita a Nueva York, y tendré que descartar porque normalmente no vamos con tiempo ni recursos ilimitados.

IrishPubPara no aburrir intentaré resumir mi experiencia en 10 grandes puntos y concentraré en ellos mis sitios y actividades favoritas. No es nada fácil recomendar restaurantes, por ejemplo, en una ciudad que tiene más de 10 mil y cada año renueva el cincuenta por ciento de los mismos. Pero eso lo cubren ya muy bien las guías de restaurantes, hoy en día todas ellas online.

Lo primero que me dijeron antes de mi primera visita a NYC fue que iba a tener agujetas en el cuello de tanto mirar hacia arriba a los rascacielos.

Chrysler building, Manhattan

Pues bien, en mi visita más reciente, el año pasado, vi más grúas que en toda mi vida. Siguen construyendo cientos de torres nuevas por todas partes.

Sólo citaré mis tres torres favoritas: el edificio Chrysler (edificio art decó en el que trabajé), el Flatiron (el primer rascacielos de la isla) y el Empire State, un símbolo y mito universal de la ciudad.

Las torres gemelas las destruyeron y a su nuevo vecino, la Torre de la Libertad (Freedom tower), aún no lo tengo asimilado.

Una cosa que nos cuesta mucho asimilar a los españoles es el tema de las propinas (tips) obligatorias. Es desgarrador dejar un 15-20%, pero hay que acostumbrarse pues los camareros viven de las propinas. En realidad no hace falta dejar tanta, pero si no dejas nada o suficiente, te perseguirán. Un truco para auto-engañarnos es que allí el impuesto indirecto es solo del 8% frente a nuestro 21% de iva, por lo que nos sobraría ya un 13% para la propina (en la práctica el iva de hostelería del 10% nos desbarata este argumento casero).

Otra cosa curiosa que recuerdo que me pasó la primera vez, fue la idea equivocada del tamaño de la isla de Manhattan que tenía. Calzado cómodo, pensaba, y a patear toda la isla en un momento.

Empire State, Manhattan

Menudo error de cálculo imaginario, Manhattan es enorme (la isla de mide aproximadamente 22 km de largo y 3,6 km de ancho en el punto más ancho y  1,5 km en su punto más estrecho).

Soy partidario de patear, palmo a palmo, pero ahora que conozco Manhattan recomendaría la combinación de pateo selectivo por barrios y transporte público para los desplazamientos (metro y bus). Puedes haber estado todo el día caminando por la otra punta (downtown, por ejemplo) y al final de la jornada, agotado, estar a 10/12 km de tu hotel que podría estar en midtown.

Así que no temas meterte en el metro, no es muy complicado y te ahorrará tiempo y energías, las avenidas son kilométricas.

Pues eso, a ver si me inspiro y preparo mis 10 consejos para visitar y disfrutar Nueva York. Algunos de ellos parecerán los típicos de siempre, pero daré en todo caso mi opinión personal y sugerencias.

bram, bramm…

BMW 330 Cabrio
Skoda Citigo

Existen diferentes formas de repasar la vida de uno mismo, y una que llevo cierto tiempo con ganas de abordar es ésta, a través de los diferentes vehículos que han ido pasando por tus manos a lo largo de los años, de tu experiencia al volante, en el mundo del motor, más o menos.

Todo empezó al cumplir los 18 años, en Valladolid, cuando en septiembre me apunté en una Autoescuela donde me enseñaron a aprobar el examen a la primera aunque realmente sin saber conducir. «Muy bien, artista» me adulaba una y otra vez el profesor.

Cinco años estudiando fuera de casa, con carnet pero sin coche, hicieron que lo poco que sabía se desvaneciera, y que cuando por fin tuve mi primer utilitario tuviera que volver a la Autoescuela, ahora sí, a aprender a conducir.

RENAULT. Mi primer motor fue el de un Renault 5 blanco de segunda mano que me compró mi padre para venirme a trabajar a Asturias. Tenía solo 4 velocidades y, con tanta curva, me costaba adelantar hasta a los camiones.

Vivía en Oviedo, trabajaba en Granda, y el R5 me dio la autonomía necesaria para ir y volver del trabajo, con él recorrí mis primeros kilómetros. Un par de pinchazos, muchas excursiones y nada más relevante que recordar de esta primer a etapa, que pasó por Madrid (barrio de Salamanca) y concluyó con su venta, tres años más tarde, cuando me fui a Nueva York.

Allí, en Estados Unidos no tuve coche, algunas veces alquilábamos automáticos, que me trajeron por el camino de la amargura la primera vez, en Seattle, cuando pisaba el freno a fondo con la pierna izquierda y temía al ver los semáforos ponerse en rojo por los frenazos tan brutales que metía.

Este trauma lo superé en cuanto me explicaron que la pierna izquierda no se debe utilizar con los coches automáticos y de hecho en Miami me enamoré por primera vez de un motor, era un Chrysler leBaron Cabrio rojo.

El rugido de su motor, su equipo de música, su aire acondicionado, y no tener que embragar y cambiar de marchas en los recorridos por Miami Beach me pareció una experiencia inolvidable.

VW Polo

Tuve también la oportunidad de conducir una furgoneta Volkswagen de cambio manual de un amigo que solo sabía conducir automáticos. Antes me saqué el carnet de conducir americano haciendo solo el examen teórico, en hispano, pan comido. Obsesión total por no conducir después de haber bebido.

CITROËN. Al volver a España me compré un Citroën AX Sport con la ayuda de Cajamadrid. Una serie limitada del AX Gt, pequeñito, ligero, pero muy alegre de motor.

Nissan Almera

NISSAN. A los seis años los anunciantes consiguieron que me planteara subir un escalón y el candidato natural era el Citroen ZX, pero finalmente le ganó la partida un Nissan Almera verde de gasolina muy bien equipado.

A los cinco años cambiamos la gasolina por el diesel, al tener que salir a diario a trabajar a Las Matas aproveché para renovar bajando consumos. Fue otro Nissan Almera, esta vez diesel, de color gris perla.

Los coches los iba dejando en muy buen estado y con no demasiados kilómetros, por lo que estos dos últimos recalaron en cocheras familiares, de mi hermana y mi madre respectivamente.

bmw 330i touring

BMW.

En un viaje de esquí me volví a enamorar de un motor de gasolina, la verdad es que el sonido de los diesel no encandila a nadie. Esta vez fue un BMW 330 muy bien equipado y todo poderío, 231 caballos tenía. Este fue mi siguiente gran amor que convivió conmigo catorce años, en Madrid principalmente, e hicimos juntos casi trescientos mil kilómetros.

BMW 330i

Un BMW 330 i touring totalmente equipado con todos los extras posibles, incluso televisión hasta que pasó a ser digital. Nos recorrimos España de punta a punta, desde Madrid a Galicia, Barcelona, Cadiz, Almería…

Tuvimos que sufrir varios intentos de robo en nuestro propio garaje, uno de ellos consumado, en la víspera de un puente de la Almudena, lo que nos obligó a alquilar coche (Opel astra) para no suspender el viaje. Apareció en Coslada y estuvo 3 meses en BMW recuperándose de los excesos de los ladrones. Afortunadamente no lo sacaron de España.

PEUGEOT. Curiosamente la marca de mis coches de empresa. 

peugeot 5008
Peugeot 5008

El primero, un Peugeot 607 diesel con 6 velocidades, y tanto cambiar de combustible (de gasolina a diesel, de diesel a gasolina, al final tenía que ocurrir, tres veces hasta ahora, la última en Galicia, la menos grave porque nos dimos cuenta con 20 litros solo que esta vez el coche era diesel y le poníamos gasolina.

El segundo, un Peugeot 5008, un SUV diesel de 6 velocidades y todo un avión, con un sistema de navegación que avisa de los radares y evita disgustos, y un maletero digno a prueba de todo, incluso de material de golf

Skoda Citigo

SKODA. Al venir a vivir a Asturias y tener que hacer bastantes kilómetros a diario los consumos del bmw eran excesivos, y lo complementé con un pequeñito de bajos consumos que luego recaló en mi hija en cuanto se sacó el carnet de conducir. Era un Skoda Citigo blanco candy de gasolina y 3 puertas. Tuvo publicidad, primero de Tax Asturias y luego de Aguas de Borines.

VOLKSWAGEN. Un VW Polo diesel gris urano sustituyó al Skodita, con unos consumos incluso inferiores. Este polito se fue a Madrid con mi hija a los 3 añitos y volvió para acá el skodita.

Más recientemente un BMW 330 cabrio automático ha reemplazado al Touring, que ya había cumplido conmigo plenamente sus funciones.

BMW Cabrio

Este nuevo descapotable, BMW individual, viene a recordar mi gran amor de Miami, el Chrysler Lebaron rojo, que algunas veces suplanté alquilando pequeños coches descapotables (Minis, Fiat Uno) en algunas escapadas por destinos soleados, Canarias y sur de España.

Roma, Roma, Roma

Roma ciudad etrena

Todos los caminos conducen a Roma.

Esta es una máxima que pesa sobre las cabezas de todos los pueblos que fuimos romanizados al principio de los tiempos. Las legiones trazaron su red de calzadas y desde cualquier rincón del imperio se podía llegar a Roma.

Atraído por su legado histórico, por dos veces tuve que suspender mi visita. Una, por motivos personales, otra, laborales, pero a la tercera fue la vencida y conseguí llegar a Roma, al kilómetro cero, Umbilicus Urbis.

Toda una vida hace falta, dicen, para conocer Roma, nosotros teníamos escasos cuatro días, por eso tuvimos que multiplicarnos.

Por dónde empezar, Roma está cuajada de historia y monumentos, pues Bus turístico para ir tomando conciencia de todo lo que atesora la ciudad y luego a patear y a visitar ordenadamente. Sin animo de elaborar una guía recordaré aquí lo más impactante y recomendable.

EL COLISEO

Coliseo

El Coliseo y el Foro, dos ecosistemas con vida propia, el mayor polo de atracción de turismo y admiración de Roma. Si tienes tiempo y dinero elige guía y recórrelo todo a fondo, si lo que es impresiona ahora, lo que tuvo que ser nos maravillaría.

Decenas de iglesias con sus majestuosas cúpulas, pinturas, esculturas, auténticos museos dignos de visita. Todas las que quieras y más. De entre ellas destaca con vida propia la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Elige bien la hora de la visita para evitar las interminables colas.

Fontana di Trevi

Entre los sitios más famosos, la Fontana de Trevi, que te sorprende allí embutida entre edificios y plagada de turistas haciendo selfis y tirando monedas de espalda esperando algo a cambio según su leyenda.

Las fuentes de Roma son espléndidas, otra plaza destacada y repleta de ellas y de vida es la Piazza Navona, centro de vida cultural, social y turística de Roma.

Piazza Navona

Su rio Tiber (Tevere) recorriendo la ciudad nos ha dejado puentes ejemplares, como el del Castillo de Sant´Angelo y los de la isla Tiberina. Tantos puentes como el visitante quiera admirar, no hay problema.

EL TRASTEVERE

Al otro lado del Tiber (Trans Tiberis) se encuentra el barrio del Trastévere, una pequeña ciudad de calles adoquinadas y edificios medievales plagada de bares, pizzerías, trattorías y restaurantes. El paraíso de los amantes de la pasta, la pizza y los hornos de leña.

Y para los amantes de las leyendas la Loba Capitolina, cuya estatua amamantando a Rómulo y Remo (una réplica) puede verse en una esquina de la Plaza del Campidoglio o en los Muses Capitolinos (la original).

San Pedro de el Vaticano

La Bocca della Veritá es otra de las posibles visitas. Máscara de mármol que se hizo famosa en la película Vacaciones en Roma, de 1953, donde Gregory Peck gasta una broma a Audrey Hepburn y populariza una leyenda, quien miente y meta la mano en la boca la pierde.

Las calles comerciales repletas de tiendas de amor y lujo se encuentran alrededor de nuestra querida Piazza di Spagna, alternando con los ristorantes en la zona del tridente, donde tres vías principales (Babuino, Ripetta y Corso) confluyen en la piazza del Popolo.

Y ya hemos más que agotado nuestro tiempo. Si quieres ver más tendrás que volver más veces a Roma, pues museos, hay los que quieras, monumentos por todas partes, plazas imponentes, estatuas a cientos, circos, termas, vestigios de un pasado esplendoroso en cada esquina, en cada rincón.

Roma, ciudad eterna. Nunca acabarás de conocerla.

Indianos?

La FloridiaEsas ganas de viajar, ¿de dónde nos vienen? pues quizás de la huella de nuestros ancestros, asturianos que vivieron en Cuba (Cueto), Argentina (Rodríguez Noriega), Puerto Rico (Pelaéz), siempre con retorno a casa.

De momento me quedo con Cuba, a pesar de su apasionante y decadente decrepitud.

ArgentinaQueda como asignatura pendiente Argentina, habrá que esperar el momento, aunque esta vez no habrá que tomar un barco y pasar varias semanas atravesando el Atlántico para llegar a Ultramar.

Y eso que trabajé en un grupo de bodegas con cuartel general en el Valle de Uco (Mendoza), pero mi territorio comercial era España y Europa. Bodegas O. Fournier, pero esa es ya otra historia…

Esa Sara !

LondonSoy una persona muy deportista, de ahí que le de tanta importancia al valor de la lucha, la constancia, la abnegación, el esfuerzo, el compañerismo, el trabajo en equipo…

Mens sana in Corpore sano

NOTA:  Por cierto, Sara es mi querida hija, la de arriba junto a las piraguas en el Sella , la que posa conmigo a la izquierda delante de las tradicionales cabinas rojas londinenses y abajo esquiando con un grupo de amigos.

Sierra de Bejar, La Covatilla
Nos gusta viajar, hacer ejercicio al aire libre, esquiar con los amigos…